¿Que es un espectrofotómetro?

¿Que es un espectrofotómetro?

Una de las herramientas más importantes en un buen taller de chapa y pintura es el conocido como fotoespectrómetro. Gracias a esta valiosa herramienta y a la ciencia de la espectrofotometría, podemos lograr exactamente el mismo color que el resto de piezas, sin importar su grado de desgaste.

En nuestro taller de chapa y pintura nos gusta ofrecer a nuestros clientes la mejor calidad. Por esta razón, en Oruscarempleamos herramientas tales como el espectrofotómetro, gracias al cual podemos garantizarle obtener exactamente el mismo color que el resto de piezas para cada reparación de chapa y pintura.

Cómo funciona un fotoespectrómetro

Esta herramienta tan versátil se apoya en la ciencia de la espectrofotometría para medir la cantidad de intensidad de luz absorbida tras su paso por una solución modelo. Un espectrofotómetro es, precisamente, un instrumento óptico para medir la intensidad de la luz en relación con la longitud de onda y que puede ser de varios tipos, principalmente de absorción atómica o molecular (que es el que nos ocupa) y que no debe ser confundido con los espectrómetros de masa.

 

Un espectrofotómetro está formado por el espectrómetro, con el que es capaz de generar un rango de longitud de onda de luz específico y el fotómetro, con el que se detecta la cantidad de fotones que son absorbidos por la muestra.

Esta clase de instrumentos tienen la capacidad y la necesidad de proyectar un haz de luz monocromática muy particular hacia una muestra dada. La energía electromagnética absorbida por esta muestra ingresa al dispositivo a través de la apertura y se separa en sus longitudes de onda para cada uno de sus componentes primarios. Esto lo logra gracias a la rejilla holográfica.

 

Esta fuente de luz, usada para iluminar la muestra, debe ser muy estable y direccional. Como fuentes de luz suelen usarse lámparas de wolframio (tungsteno), lámparas de arco de xenón o basadas en deuterio, las cuales son típicamente utilizadas en laboratorios atómicos.

Esencialmente, esta rejilla actúa para separar cada color de la luz blanca. Esta luz separada es enfocada posteriormente en un sensor CCD, en donde la intensidad de cada longitud de onda (o cada color, si es que se encuentra en el espectro visible) se mide entonces por un píxel de este sensor CCD.

 

Los valores para estas intensidades son convertidos a valores digitales en una computadora y el resultado es un espectro que muestra la intensidad de cada longitud de onda del haz de luz.

 

Un ejemplo sería una medición espectral del rango visible que percibimos como color. La luz blanca entraría en la cámara monocromática y se separaría en un arcoíris de colores. Este arcoíris, con luz azul en un extremo y rojo en el otro, se focaliza en el CCD. Para cada píxel o celda de luz de este sensor CCD se nos ofrecerá una medición certera de la intensidad de un color.

 

No solo a nivel hardware existen diferencias muy marcadas entre los diferentes modelos de espectrofotómetros del mercado. En realidad, los diferentes fabricantes implementan diferentes técnicas en el procesado y tratamiento mismo de la información obtenida, lo que da lugar a peculiaridades muy marcadas entre ellos.

Calibración y mantenimiento de un espectrofotómetro

Tal y como podría esperarse, un equipo al que se le exigen altas precisiones en sus medidas, está sujeto a estrictos mantenimientos, limpiezas y calibraciones. Hay que tener en cuenta que, simplemente con la generación de un haz de luz de medida levemente imperfecto, será imposible obtener fiabilidades admisibles.

 

Por otra parte, la limpieza de la superficie del instrumento, sus filtros y por supuesto de su fuente de luz (lo que incluye lámpara y condensador), es muy importante llevarla a cabo de forma periódica.

 

No obstante, existen modelos con un nivel de aislamiento de componentes tal que esta limpieza en profundidad deja de ser tan crítica. Sin embargo, sigue siendo muy recomendable.

Uso del espectrofotómetro en chapa y pintura

Cuando un cliente nos entrega su vehículo para hacer una reparación parcial de chapa y pintura, uno de los principales problemas es lograr el color y tonalidades exactas entre la pieza que deberá ser reparada y repintada y el resto ya existente.

 

En realidad, si no se produjese un desgaste de la pintura de nuestro vehículo, principalmente debido a los rayos UV, a las condiciones meteorológicas en cuanto a frío, lluvia, calor extremo y una larga lista adicional de factores, sería tan simple como mezclar la nueva pintura en base al código del fabricante de nuestro vehículo.

 

Sin embargo, aún sin la incidencia de este desgaste en la pintura, este método no serviría en casos de vehículos repintados con colores personalizados diferentes al de serie.

 

Por ello, en algunos talleres de chapa y pintura se apuesta por el uso de esta clase de herramientas, con las cuales es posible garantizar el tono exacto entre dos muestras de pintura.